Toda la Argentina en una sola página

Día 64: del maligno al más lindo

Día 64: del maligno al más lindo
modo-fontevecchia

Cuando especulamos sobre el tamaño de la sonrisa del Papa o el tiempo que dedica a un presidente estamos limitando nuestro análisis a un provincianismo estrecho, influido por las rencillas de la política local, sin entender la importancia global de Francisco ni la lógica que implica la doctrina católica del perdón. El editorial de Jorge Fontevecchia.

Hace aproximadamente una hora concluyó la audiencia que el Papa le dio al presidente Javier Milei, dando por concluida una enorme cantidad de especulaciones acerca del tamaño de la sonrisa y la cantidad de minutos que el Sumo Pontífice le iba a brindar al Presidente de nuestro país.

Según informó Elisabeta Piqué, la corresponsal de La Nación en Italia, primer reporte disponible, la audiencia duró una hora, lo que es un récord en los encuentros con presidentes argentinos. Superando el tiempo de las audiencias de los encuentros con Cristina Kirchner, Mauricio Macri y Alberto Fernández, que duraron bastante menos. Según la prensa del Vaticano, la charla fue muy amable. Ayer ambos se habían saludado por primera vez en la celebración en la que se canonizó a Mama Antula, convirtiéndola en la primera santa argentina.

Mama Antula, la mujer que desafió a la Iglesia y "practicó las virtudes cristianas en grado heroico" | Perfil

El Papa intercambió abrazos con Javier Milei y su hermana Karina, a quien el locutor del Vaticano confundió con la mujer del Presidente. También estuvieron presentes la canciller Diana Mondino y el ministro del Interior, Guillermo Francos. 

El Papa recibió a un Milei en un pésimo momento político, luego de que su proyecto de Ley Ómnibus fracasó en el Congreso y con una imagen que sigue descendiendo, mientras los precios de los alimentos, los alquileres y los tarifazos en el transporte aceleran el malestar social. Además, hace meses que circulan varios videos en los que Milei insultaba directamente al Sumo Pontífice, diciendo que era el representante del “Maligno” en la tierra y acusándolo de comunista. A pesar de todo eso, el Papa lo recibió y lo hizo con generoso afecto. ¿Por qué? ¿Por qué pegarse, por así decirlo, a la imagen de un político que es repudiado por amplios sectores y por qué olvidar tan rápidamente insultos y acusaciones tan graves? 

Esto podría tener que ver con la idea de “perdón cristiano”, como elemento fundamental de la doctrina de la Iglesia y religión católica. Ese perdón es parte de la esencia misma de la Iglesia Católica. 

En el encuentro entre el Papa y el presidente Javier Milei se sintetiza la reunión de dos cosmovisiones antagónicas de ver el mundo. De un lado, el cuidado por los pobres, el amor al diferente, al prójimo, la necesidad de ponerse en el lugar del otro y las personas como lo más importante en sociedad. Por el otro, la exaltación del individuo, la ganancia como lo más importante en la sociedad y muchas veces el odio al que piensa distinto. 

Javier Milei estuvo reunido más de una hora con el papa Francisco en el Vaticano | Perfil

Veamos un fragmento de las palabras del Papa ayer, primero durante su oración del domingo y luego, en la canonización de la primera santa argentina, Mamá Antula: “Si un hermano o una hermana andas desnudos y faltos del alimento diario, y uno de ustedes les dice: ‘vayan en paz, abríguense y sáciense’, pero no les da lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve? El amor necesita concreción, presencia, encuentro, tiempo y espacio de donados, no puede reducirse a palabras o imágenes de una pantalla”.

En este Ángelus, Francisco nos invita a ayudar a los pobres, no con palabras, sino con hechos, con comida, con ropa. En la concepción del Papa, frente a la crisis, la salida es la solidaridad. En la concepción de Milei, frente a la crisis la salida es el individualismo, la competencia y el esfuerzo individual. 

Mi reportaje al Papa | Perfil

“Tengamos cuidado con la lepra del alma”, dijo el Papa durante la canonización. Con estas palabras, Francisco nos plantea el encuentro con el otro, aún en las peores condiciones. Con el que sufre, con el “leproso”. 

Podríamos decir que, independientemente de la fe cristiana, la Iglesia, con sus prédicas de encuentro y perdón por el otro, colabora con elementos que hacen que la sociedad funcione. Fenómenos como las grietas o la polarización política desmembran a la sociedad. 

Tenemos que entender, superando nuestro provincianismo, que para el Vaticano recibir a un presidente es algo absolutamente normal. En el último viaje que el Papa tuvo que cancelar a África, tenía 28 pedidos de citas con primeros mandatarios de distintos países. El tiempo que el Papa dedica a cada presidente contrasta con la cantidad de minutos que el Papa destina a otras actividades. Por ejemplo, el reportaje que le realizamos al Papa para Modo Fontevecchia duró tres horas. No guarda proporción el tiempo que el Papa dedica a una cita con la importancia política de esa persona.

Uno de los momentos en los que Francisco dio este ejemplo fue cuando les lavó los pies a jóvenes reclusos en una prisión de menores. A estos jóvenes, Francisco les dijo que cualquiera puede caer en el pecado y que el lavado de pies simboliza como debemos ser los unos con los otros, al igual que Cristo que le lavó sus pies a los 12 apóstoles. 

Si bien Francisco es un Papa que le da mucha importancia a este tipo de gestos, de acciones de encuentro con el otro, del perdón, inclusive con quienes lo ofenden como Javier Milei, hubo otro ejemplo importantísimo en ese sentido. En 1983, el Papa Juan Pablo II, que perdonó a quien quiso asesinarlo, el turco Alí Agcá. Una historia, una filosofía, una línea unívoca de perdón, por parte de la iglesia, a quien nos ofende.

El mensaje del Papa Francisco en la canonización: "Que el ejemplo de Mama Antula y su intercesión nos ayuden a crecer en la caridad" | Perfil

Volviendo a la visita de Javier Milei al Papa, hoy tuvo lugar una audiencia trascendente de la cuál aún no tenemos detalles, aunque es dable suponer que conversaron de diferentes temas, y en las palabras que vimos en la oración acerca de ayudar a los pobres y en las palabras acerca del encuentro con el otro, tal vez pueda verse un adelanto de los planteos que el Sumo Pontífice pueda hacerle al Presidente. 

Vamos ahora a ver un repaso de cómo fueron los encuentros entre el Papa y los tres últimos presidentes de nuestro país. 

El 18 de marzo del 2013, apenas elegido Papa, Cristina Kirchner se encontró con Francisco, encuentro en el que lo obsequió con un equipo de mate. Fue un encuentro amable, aunque algo incómodo por parte de Cristina Kirchner. Tal vez algo de los cruces que habían tenido cuando Francisco era el arzobispo de Buenos Aires resonaban todavía en aquel encuentro.

En 2016 fue Macri quien visitó al Papa, tras lo cual se vio a Francisco con un gesto adusto. El ex presidente afirmaba entonces que hablaron “de los indicadores de pobreza”. El encuentro había sido frío y distante por parte del Papa. 

"La misma idea de transformación" y "No hay un acuerdo": las declaraciones del PRO y el Gobierno sobre un posible cogobierno

En 2021, el Papa recibió a Alberto Fernández, en el contexto mundial de la pandemia del Covid-19. 

Entre los temas que Francisco habla con los presidentes, siempre está el problema de la pobreza. Esto lo podemos entender como un fenómeno que lamentablemente se hizo estructural en nuestro país, aunque también demuestra que la iglesia conducida por el actual Papa tiene en relación a los pobres, siempre trabajando por mitigar el dolor que genera la marginalidad social. 

Esperemos que el Presidente pueda escuchar algo de las palabras del Papa y en su regreso ayude a mitigar los efectos de sus políticas económicas y se siente con la oposición para tratar de encontrar un rumbo político que deje de enfrentar a los argentinos.

Las lecturas que hacemos del Papa desde Argentina son, por lo general, provincianas, sin comprender el rol que tiene Francisco a nivel mundial y sin colocarlo en un contexto que trascienda las rencillas y polémicas de la política local, y muchas veces ignorando lo que hace a la filosofía de la religión cristiana. El hecho de perdonar a quienes nos ofenden es esencia de la doctrina de la Iglesia Católica, y sin embargo, desde aquí lo leemos como un proceso de acercamiento a Milei, cuando puede ser leído como lo contrario: el mayor pecador es el que mayor perdón merece, como cualquier criatura de Dios.

FM DC

Temas en la nota

783389

Suscribite a nuestro newsletter

Un resumen de las noticias más relevantes directo en tu email.