Toda la Argentina en una sola página

La foto de unidad de Juntos por el Cambio duró poco

La foto de unidad de Juntos por el Cambio duró poco
el-pais

El pedido de juicio político a Alberto Fernández dividió las aguas de la oposición. Facundo Manes cree que es "una medida exagerada", Laura Alonso y Pablo Avelluto increparon al dirigente radical, mientras que Elisa Carrió asegura que Patricia Bullrich mandó a la Policía Federal a espiarla.

La unidad duró poco. Apenas unas horas después de sacarse una foto grupal -aunque sin la presencia de Mauricio Macri- que intentaba mostrar a una oposición fortalecida, la interna de Juntos por el Cambio volvió a ponerse al rojo vivo a partir de la división que generó el pedido de juicio político al presidente Alberto Fernández que presentaron les diputades del interbloque: Facundo Manes calificó la medida como extrema y no tardó en salirle al cruce la extitular de la Oficina Anticorrupción macrista, Laura Alonso, mientras que Elisa Carrió disparó sus dardos contra Patricia Bullrich y acusó a la exministra de Seguridad de haberle enviado efectivos de la Policía Federal como custodia, pero que en realidad fueron a espiarla.

"Durante el gobierno de Macri yo también sufrí amenazas, entonces pedí custodia. Era ministra Patricia Bullrich. Ella me mandó la Federal y la Federal se puso a 30 metros para espiarme", aseguró la líder de la Coalición Cívica.

Bullrich rápidamente negó todo. "La verdad que no me consta que (Carrió) haya tenido la custodia de la Policía Federal, ya que siempre tuvo la custodia de la Policía de la Ciudad", -señaló la presidenta del PRO en diálogo con radio La Red-. Habrá sido con alguien de la Federal o del Ministerio, ya que conmigo nunca tuvo ese diálogo".

E insistió: "Me parece que hay una confusión de policías, nunca tuvo a la Federal en la custodia y nunca lo habló conmigo”.

La oposición, en medio del festejo de la acusación a Cristina Fernández de Kirchner, se sirvió de las declaraciones del Presidente sobre los fiscales Alberto Nisman y Diego Luciani para una nueva embestida: además de cuestionar al jefe de Estado, agitaron la idea de que el fiscal aludido podría ser víctima de un asesinato por parte del oficialismo, y presentaron un pedido de juicio político para destituir a Alberto Fernández, al tiempo que caen denuncias penales por "instigación al suicidio".

"Desde el Interbloque de Diputados de Juntos por el Cambio vamos a presentar un nuevo pedido de juicio político contra el presidente Alberto Fernández por sus amenazas inaceptables al fiscal Luciani", anunció el titular de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, después de que la mesa nacional de JxC definiera la estrategia a seguir y publicara un comunicado.

Sin embargo, el radical y precandidato a presidente Facundo Manes no se plegó a la movida general. "Lo que dijo el Presidente es bochornoso, repudiable, yo lo rechazo totalmente. Es gravísimo, pero los países fracasan por las instituciones y el pedido de juicio político es una medida extrema", opinó.

En declaraciones que brindó a TN y que luego desarrolló en un hilo de Twitter, el diputado afirmó que al oponerse al pedido de juicio político no va “en contra del bloque” de JxC y que éste “no es una manada”. “Quiero ganarle al kirchnerismo, transformar la Argentina para que no vuelvan, pero quiero valorar las instituciones. En mi opinión las expresiones desagradables del Presidente, que rechazo, no ameritan un juicio político".

En sus redes sociales, Manes reiteró su postura: “Seamos claros: un pedido de juicio político es una medida para remover al Presidente. Es una medida extrema para el funcionamiento institucional del sistema democrático que no se puede banalizar".

"No se pueden realizar pedidos de juicio político de forma prematura, por la gravedad institucional que esto implica. Es una decisión que debe analizarse y debatirse profundamente", continuó.

Y agregó: "No nos olvidemos: acá hubo un DELITO GRAVE. Se robaron plata de todos, muchísima plata que no se invirtió en el bienestar de los argentinos. Es un delito que tiene que juzgar la justicia, independientemente de la política, para recuperar esos recursos y devolverlos a la sociedad. NO ES UNA DISCUSIÓN POLÍTICA, ES UN DELITO. No desviemos la atención. Dejemos de lado las especulaciones electorales y permitamos que la justicia actúe".

Las respuestas de los acólitos macristas no se hicieron esperar. El exministro de Cultura, Pablo Avelluto, tuiteó: "Bueno, va siendo hora que mis amigos radicales busquen otro precandidato a la presidencia. Uno que entienda la diferencia entre oposición y oficialismo".

Un seguidor comentó que no era necesario decir eso ya que “estas boludeces restan”. “Las que comete el señor Manes, restan”, contestó el exfuncionario.

En tanto, Laura Alonso se despachó con una serie de tuits contra el diputado radical. “Pésima lectura de la realidad y de la historia reciente. El fundamento es trivial. No es un asunto de conciencia. Debe respetarse la disciplina partidaria. No es marketing personal”, espetó.

La extitular de la Oficina Anticorrupción increpó a Manes: “¿Por qué no acompañaste el pedido de juicio político a Alberto Fernández? De 116 diputados del interbloque fuiste el único que no acompañó. Podrías explicarnos a los votantes de @juntoscambioar?

Para Alonso, la respuesta del neurocientífico es “irresponsable y cínica” porque “la decisión del interbloque no es discutible”.

“Especialmente su partido, la Unión Cívica Radical, es partido de larguísima trayectoria en defensa de las instituciones republicanas. No es un tema de marketing personal: se juegan la libertad y la República. Pésima lectura de la realidad, diputado”, añadió.

Además, la dos veces diputada aseguró que el argumento de Manes es el mismo que “usaba el kirchnerismo para defender a Boudou en el Congreso y evitar el juicio político” y se burló del integrante del radicalismo al citar “dejemos de lado especulaciones electorales” junto a emojis de banderas rojas a modo de avertencia.

Suscribite a nuestro newsletter

Un resumen de las noticias más relevantes directo en tu email.