Toda la Argentina en una sola página

Lula despide al Comandante del Ejército de Bolsonaro y coloca un aliado suyo al frente de las Fuerzas Armadas

Lula despide al Comandante del Ejército de Bolsonaro y coloca un aliado suyo al frente de las Fuerzas Armadas

El presidente de extrema izquierda aseguró que perdió la confianza en las Fuerzas Armadas y lanzó un proceso de reformas para eliminar toda oposición interna a su gobierno.

El exconvicto y actual representante de Brasil, Lula da Silva, destituyó al comandante del Ejército, el general Júlio Cesar de Arruda, y designó en el cargo al general Tomás Miguel Ribeiro Paiva, hasta ahora comandante militar del Sudeste. 

Arruda había sido designado para comandar el Ejército el 30 de diciembre del 2022 por Bolsonaro, tan solo dos días antes de que asumiera Lula. El mandatario de derecha se había apurado por designar un reemplazo del general Marco Antônio Freire Gomes, quien se retiró del servicio a sus 65 años a fines del año pasado.

Históricamente, la dirigencia militar de Brasil no suele depender de los cambios en el gobierno, y más allá del resultado electoral, las Fuerzas Armadas tienen su propia línea de comando y los generales no son sacados y nombrados por berrinches políticos.

De esta manera, Bolsonaro esperaba que Lula tenga la decencia de dejar a Arruda en su cargo, y no generar vulnerabilidades en la Defensa de Brasil. Arruda era un hombre de confianza de Bolsonaro, y el ex presidente sabía que en el cargo, podría defender los intereses militares.

Pero debido a la “crisis de confianza” del gobierno en las Fuerzas Armadas, frase que utilizó el presidente de extrema izquierda tras la manifestación que terminó en la irrupción de las sedes de los tres Poderes, Lula ordenó un cambio en el mando militar.

El líder del PT responsabilizó directamente a los militares por las consecuencias de la invasión del Palacio del Planalto, al Supremo Tribunal Federal (STF) y al Congreso. “Estoy convencido de que la puerta del Palacio del Planalto se abrió para que entrara esta gente, porque yo no vi la puerta de entrada rota”, dijo en una conferencia en los días posteriores.

El Alto Mando del Ejército, integrado por generales de cuatro estrellas, se reunió este sábado para discutir la destitución de Arruda, muy mal vista por la cúpula militar, que entiende que es el primer paso en un proceso de “petización” de las Fuerzas, como ocurrió en Venezuela en el año 2000 con Chávez o está ocurriendo ahora mismo en Bolivia con Evo Morales.

El general Paiva, el nuevo comandante, es un histórico aliado de la izquierda, quien trabajó como asesor militar durante las presidencias de Cardoso y la primera de Lula. Recientemente, fue uno de los primeros en hablar sobre los disturbios en el país, y contrario al resto del Alto Mando, dijo que hay que respetar el resultado de las urnas .

“Seguiremos garantizando nuestra democracia, porque la democracia presupone libertad y garantías individuales y públicas. Y es el régimen del pueblo, de alternancia en el poder. Es el voto. Y, cuando votamos, tenemos que respetar el resultado de la urna ”, dijo, en un comentario extremadamente irónico que habla de alternancia del poder cuando de los últimos 20 años, 16 fueron gobernados por Lula o sus aliados.

Suscribite a nuestro newsletter

Un resumen de las noticias más relevantes directo en tu email.